Desarrollo de la inteligencia turística en España

Desarrollo de la inteligencia turística en España

Turismo, un sector estratégico para España

España es, según el Foro Económico Mundial de Davos, el país con el sector turístico más competitivo del mundo. Liderazgo cuyo significado se hace aún más reseñable cuando observamos que nuestro país se sitúa en el puesto número 98 de 136 por competitividad en precios. Es decir, el sector turístico en España no es fuerte por ser el más barato.

Los datos, de hecho, se hacen aún más evidentes al hablar de casi 82 millones de visitantes extranjeros, y un gasto turístico que alcanza los 87.000 millones de , según cifras recabadas el pasado año 2017. Sin olvidar, además, que el 11% PIB y el 12% del empleo en España provienen del sector turístico. No cabe duda alguna de que hablamos de un sector estratégico para nuestro país.

Sin embargo, mantener el liderazgo mundial en este sector híper competitivo, y cada vez más volcado en la innovación, requiere asumir la responsabilidad de adelantarnos a los cambios que se están fraguando en el entorno social y económico global en el que vivimos.

Entre otros aspectos, conviene tener presente que nos dirigimos a un cliente más conectado, digital, exigente e informado, para el que la personalización de la experiencia resulta esencial. Asimismo, los nuevos canales de comercialización y distribución, los nuevos modelos de negocio, e incluso la competencia basada en el precio son algunos puntos clave, que están afectando de manera drástica al sector.

La información juega un papel esencial en todo esto. La captura, análisis, difusión y explotación de datos, así como, la capacidad de recabar y agrupar información proveniente de múltiples fuentes públicas y privadas de manera sistemática, harían posible la definición de un sistema de inteligencia turística competitiva, que facilite la toma de decisiones estratégicas para los agentes públicos y privados, implicados en la gestión turística en España.

El desarrollo de la Inteligencia Turística dentro y fuera de nuestro país

Desde las grandes multinacionales como IBM (Watson), Microsoft (Cortana), Amazon (Alexa), Google (Google Home), Apple (Siri), o Telefónica, tras las que se concentran ingentes inversiones para el desarrollo de la inteligencia artificial y sus múltiples aplicaciones al sector turístico; hasta el caso de pequeñas empresas especializadas, como Mabrian o Ahead Guest, que aportan un valor añadido al sector, aplicando técnicas de Bigdata e IA. En la actualidad se están dando pasos, tanto desde el sector público como el privado, mediante la puesta en marcha de proyectos puntuales de Inteligencia Turística.

En el ámbito nacional, tenemos buenos ejemplos de ello, liderados por entidades como SEGITTUR, Red.es o ITH, que podrían convertirse en la base para la construcción de un proyecto conjunto que facilitase el flujo de información, poniendo a disposición de los distintos actores turísticos – públicos y privados – los datos necesarios para planificar las estrategias más adecuadas en cada caso.

SEGITTUR, por una parte, ha puesto en marcha el Sistema de Inteligencia Turística para la gestión de los Destinos Turísticos Inteligentes (DTIs). Desde el ámbito de la gestión pública, este proyecto ha permitido la puesta en marcha de proyectos piloto en Badajoz y Las Palmas, además del desarrollo de ejercicios de consultoría y autodiagnóstico en multitud de destinos, de ámbito nacional e internacional.

Asimismo, desde el ámbito público, Red.es ha avanzado en el desarrollo de las iniciativas de ciudades inteligentes. Concretamente, para este año 2018, se ha lanzado una convocatoria dirigida a Destinos Turísticos Inteligentes, dotada con 60 millones de euros.

Por su parte, ITH empuja el desarrollo de la Inteligencia Turística en el ámbito privado en toda su cadena de valor desde la Plataforma Tecnológico del Turismo – Thinktur.

Entre otras actividades, Thinktur presentó en el marco de FiturtechY 2018 el e-book: “Inteligencia artificial: desarrollos en turismo”, cuyo desarrollo se ha llevado a cabo de forma conjunta con los centros tecnológicos especializados en turismo en España: Andalucía Lab, ITREM (Murcia), FIT Canarias, PCT de Turismo y Ocio, Invattur (Valencia), Tecnalia, Vicomtech (País Vasco) y Turistec (Baleares).

Así mismo, ITH forma parte del grupo Intercluster de Agrupaciones Empresariales Innovadoras (AEIs), que lideran la innovación turística, especialmente en el ámbito pyme, micropyme y autónomos, grupo especialmente susceptible de necesitar las ventajas competitivas que la Inteligencia Turística puede reportar a su desempeño,  y cuyo perfil presenta fuertes barreras de acceso derivadas de las economías de escala y know how.

Desarrollo normativo

La gestión de la inteligencia de datos está empezando a normalizarse, como podemos observar según dos nuevas normas UNE, desarrolladas por AENOR:

  • Norma UNE UNE 178501 de Sistema de Gestión de Destinos Turísticos Inteligentes.
  • Norma UNE 166006 de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia competitiva.

 

Asimismo, se empiezan a definir manuales y sistemas operativos de gestión, como es el caso del Manual operativo de destino turístico inteligente de Invattur y el Sistema Mesías de Inteligencia de Marca España.

 Oficina Española de Inteligencia Turística

En definitiva, estamos ante la posibilidad de “ordenar” y aprovechar las inversiones y desarrollos que están en marcha o se van a realizar a nivel nacional en Inteligencia Turística.

La creación de una entidad de colaboración público – privada, que gestionase el conocimiento y desarrollo de las iniciativas y proyectos de Inteligencia Turística, nos llevaría a ser más eficientes en la curva de aprendizaje, al tiempo que favoreceríamos la consolidación del liderazgo turístico que España ostenta en estos momentos.

Los objetivos a los que debería responder esta entidad serían:

  1. Permitir el intercambio de información entre todos los actores que actualmente participan en el desarrollo de iniciativas en Inteligencia Turística, para compartir buenas prácticas, reforzar el aprendizaje y establecer procesos de mejora continua.
  2. Apoyar tanto al sector empresarial como a los agentes públicos a la hora de obtener una información de calidad que le ayude en la toma de decisiones.
  3. Catalogar y homogeneizar los sistemas, proyectos pilotos o desarrollos, elaborados en el marco de la inteligencia turística, incorporando la misma la visión tanto desde el punto de vista público como privado, y definiendo directrices y pautas comunes.

 

La ventana de oportunidad se abre ahora, y permanecerá abierta poco tiempo; hasta que los desarrollos actuales se consoliden, u otros países se adelanten,… pero tomar la iniciativa ahora solamente depende de nosotros.

 

Fuente: ITH

No hay comentarios

Añade un comentario

*